Viviendo

landscape-1777275_960_720

La vida pasa, se esfuma, se va en un suspiro y viene en otro.

Porque se convierte en efímera junto con el tiempo, que no se detiene y con el que luchamos para pausar, adelantar, sin querer darnos cuenta de que seguirá y nosotros con él.

Nunca sabes en qué instante de tu vida todo se frenará en seco, el mundo dejará de dar vueltas y lo que antes era cotidiano, se convierte en vital.

Porque huimos de la rutina, nos quejamos por ver las horas pasar, por no verlas pasar, pero cuando todo se detiene, queremos volver a abrazar nuestra vida.

Por eso hay que seguir adelante, mirar de frente a lo que venga y sobre todo, disfrutar cada segundo, cada suspiro, lo insignificante, esos detalles que son instantes, vivir intensamente a tu familia, a tus amigos, a quienes te rodean porque al final la vida es esto.

No quiero irme con la sensación de que no disfruté, de que no amé lo suficiente o no lo expresé cuando debía.

La vida es un sentimiento, un milagro en equilibrio, frágil y peligrosa, divertida a veces, dramática muchas otras, pero vivir es lo mejor que podemos con hacer con ella.

Y hasta aquí mi reflexión de viernes lluvioso

Disfrutar

Hace muy poco se fue alguien muy muy cercano, así de pronto. Se despertó, desayunó y se acabó. Tan fugaz que aún hoy me cuesta creer que ya no está.

Y sí, me cuesta decir que murió, prefiero decir que ya no está porque para mí su recuerdo sigue vivo.

Era una persona tan disfrutona, tan alegre, tan llena de vida que me resulta especialmente injusto lo que le pasó. Una mañana la mala suerte se cruzó en su camino y no pudimos ni despedirnos.

Por esta tragedia que viví y por cómo era, ahora siento más que nunca lo importante que es disfrutar, cada momento, cada día, cada segundo. No como una loca, como si no hubiera un mañana, pero sin dejarte frenar o pensar  eso de“bueno eso mejor lo dejo para otro momento”. Porque a lo mejor ese momento no llega.

La vida, sigue, no para.

Aunque para algunos se haya detenido para siempre, los que nos rodean se levantan cada mañana, continúan con su rutina y nosotros, aunque  llevemos esa pérdida dentro, aprendemos a vivir sin él, a mantener su recuerdo vivo y a brindarle las alegrías que derrochaba.

Por todo eso, hoy mis ganas de vivir son mayores, porque la vida es tan efímera que no nos damos cuenta.

sunrise-165094_1280

Porque la vida es esto;  lo que ves ahora, lo que sientes ,las sensaciones que experimentes, los momentos de ilusión, los viajes, una buena comida, estar en buena compañía, cerca de los tuyos.

Y nunca, nunca (eso lo he aprendido) te calles un te quiero.

Así al menos te queda el consuelo de que el que se va, sabía lo mucho que te importaba.

Por él brindo estos días de Feria porque sé todo lo que disfrutaba, siempre al compás.

 

(Foto: Pixabay)

Vámonos pa la Feria

La semana que viene empieza la famosísima Feria de Abril de Sevilla y aunque me consta que fuera de la provincia la imagen que se proyecta no es demasiado buena, mi consejo y humilde opinión es que hablar de algo sin conocerlo no hace bien. Así de simple.

Me resulta muy curioso (por no decir otra cosa) que ahora se multipliquen los artículos del tipo “Consejos para ir a la Feria de Abril”, “Así debes vestirte”, “Cosas que tienes que saber”.  Tonterías todas, de verdad.

Lo primero y más importante es que si vas a venir a la Feria y no eres de Sevilla, ven con alguien de sí lo sea. Las casetas son privadas (hay algunas públicas pero no las recomiendo).

La explicación a esto es sencilla. Tener una caseta cuesta una pasta, normalmente la tienen grupos de amigos, familiares o compañeros de trabajo. Es como si durante 7 días tu casa se traslada a esta caseta, y tú a tu casa no dejas a entrar a cualquiera que pasa por la calle ¿no?, pues eso. De ahí que se invite a quien los socios de la caseta conozcan, quieran o les apetezca.

Esto crea mucha polémica, se suele decir que la Feria de Sevilla es muy elitista, que es privada… pero no. Si eres, vives, estudias o estás en Sevilla no tendrás ningún problema porque si no tienes caseta, la tiene tu familia, tus amigos, compañeros de trabajo o tu vecino. Y si vienes de fuera porque te han invitado, pues lo mismo. Así que tampoco es un drama.

Desde hace un par de meses los escaparates de las firmas sevillanas de trajes de flamenca muestran las últimas tendencias. El otro día me llamó la atención ver a un grupo de extranjeros detenidos delante de uno de ellos mientras el guía supongo que les explicaba por qué las mujeres se visten así en Sevilla durante una semana al año.

Hay moda flamenca, hay tendencias que cambian cada año y hay que tener en cuenta que no todo vale en cuanto a trajes de gitana.

La gente se los hace o se los compra cada dos años más o menos y sí, se van quedando antiguos y no hay cosa más horrible que ver a alguien con uno antiguo. Es como si sales de tu casa con una sudadera de cuando tenías 9 años, queda mal ¿verdad?.

Muchas mujeres se visten de gitana, la gran mayoría, pero no es obligatorio, ojo. Hay gente que no le gusta o que le resulta incómodo.  Se puede ir a la Feria vestida normal.

Vale que la gente se arregla, sí, bastante. Hombres con chaqueta, americana o blazer. La verdad es que no pega ir en pantalón corto a la Feria, es como si vas a salir un fin de semana o tienes un evento importante  y vas en chándal. No pega.

Creo que con estas comparaciones que estoy haciendo es más fácil hacerse a la idea de la que se monta en Sevilla durante la semana de Feria.

Estos días se ultiman los preparativos, las tiendas se llenan de gente buscando los adornos que les faltan, se viven momentos de crisis si el traje de gitana no te entra o te queda grande, descubres que los zapatos del año pasado se rompieron, corres a buscar otros, no hay de tu talla, en fin, lo normal.

Pero después de estos cuatro aspectos básicos, lo mejor es llegar a la Feria y disfrutar.

Son días para reír, comer, beber y bailar. Estar con tu familia y amigos.

Y de verdad, sé que puede ser complicado, pero los estereotipos no son buenos y como en todos sitios, hay de todo. Y buenos ambientes, muchos, también.

Así que deciros eso de “nos vemos en la Portada” 😉

Besitos miles