No culpes al Karma…

Me pasó con La Chica del  Tren y ahora con No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.

Han sacado la peli.

Me leí este libro hace un año o más y también el siguiente de la autora, Gente que viene y bah, y la verdad es que los dos me han sorprendido bastante.

No culpes al Karma… parecía al principio el típico libro adolescente, de hecho me pregunté qué hacía leyendo eso,  pero como no soy capaz de dejar un libro a la mitad seguí y la verdad es que me despertó no pocas sonrisas.

Evidentemente no esperéis un clásico de la literatura y una obra elaborada, es una lectura fácil pero bien hilada, con un argumento muy simpático y con situaciones que seguro que nos son familiares.

Tengo ganas de ver su adaptación cinematográfica, aunque como siempre, el libro seguro que me gusta más.

Toda la verdad de los medios

He tenido la suerte de ver la última obra de Els Joglars, “Zenit” y desde luego es todo lo que pienso sobre los medios de comunicación.

fullsizerender

En la sinopsis hablan de “sátira” del periodismo actual, pero yo diría que es toda una descripción de lo que se está viviendo en el sector desde hace años.

Noticias que no se contrastan, fuentes que no son fiables, la búsqueda del titular donde no lo hay, el morbo por el morbo, la inmediatez por encima de todas las cosas…

Tanto que los periodistas llamados “de la vieja escuela” se consideran casi locos por querer hacer un trabajo de calidad.

Hace tiempo que pienso que el periodismo no existe, que ya es sólo un mero espejismo de lo que fue en los años 60, 70, 80 y hasta 90; poco queda de los análisis, las investigaciones, las entrevistas cara a cara, todo parece haberse esfumado para dejar paso a la revolución de las redes sociales.

Es como si el periodismo fueran las redes sociales, una pena, especialmente porque es mi profesión, y he tenido que dejarla a un lado.

Si todavía queda algo de calidad en los medios es gracias a los profesionales que hay detrás de lo que vemos, escuchamos y leemos, me consta que en esta profesión dan la cara por hacer un trabajo digno, pero que cada vez, lo tienen más complicado.

La moda de lo ecológico

Empiezo a pensar que volverse ecológico está de moda. O tal vez sea yo que empiezo a fijarme y resulta que a mi alrededor hay un mundo ecológico paralelo.

Me considero desde siempre bastante cuidadosa con el medio ambiente, pero algo moderado. No me había planteado dejar a un lado los químicos que nos rodean hasta hace unos meses.

Aunque si estoy segura de algo es que los extremos no son buenos  y aunque empecé dando un giro a mis rutinas de cosmética pasándome a la natural, tengo que decir que si algún producto no me funciona o lo hace mejor otro con los componentes digamos “no recomendados” me lo compro, lo uso y punto. Un poco de mesura en la vida, gracias.

Ahora estoy descubriendo en mundo ecológico en la alimentación y otros hábitos domésticos como la limpieza o el detergente de la ropa.

Y en estos primeros pasos que estoy dando por los supermercados ecológicos cuando me está dando la sensación de que todo el mundo se apunta a la moda de lo vegano. A lo mejor es sólo una sensación mía.

Todavía soy inexperta y no sé qué hay de verdad y de marketing en este asunto, pero lo cierto es que mi propio cuerpo me pide comer alimentos más saludables y empiezo a notar diferencia por ejemplo entre los panes normales y los ecológicos, entre el tomate triturado ecológico y el “otro”…Y de momento me gusta, aunque no tengo una opinión experta ni mucho menos, son sólo sensaciones y descubrimientos.

Tras el cambio a la cosmética natural estoy muy contenta, a ver en estos meses cómo me va con el cambio hacia la alimentación ecológica.

¡¡Se aceptan recomendaciones de productos y sitios varios para comprar y/o degustar!!

ataula-catering2.jpg

Besitos miles

Preparando un viaje

A estas alturas muchos ya estaréis casi casi de vacaciones y con el planazo a la vuelta de la esquina.

Hoy quería hablar sobre lo que más nos gusta hacer en verano: ¡¡ viajar!! Bueno a mí me gusta viajar en cualquier momento del año pero en esta época es más fácil por aquello de cuadrar vacaciones.

Me he dado cuenta en los últimos años que podría montar una agencia de viajes o algo similar porque se me da especialmente bien buscar ofertas, no es por nada, pero es la verdad. A eso tengo que sumar que hago guías personalizadas de cada viaje que hacemos, los planes de cada día, rutas, dónde ir de compras, sitios baratos para comer, con planos y todo si estamos hablando del extranjero (no es autobombo porque lo hago sólo y sólo para mí).

Cuando hicimos uno de los grandes viajes de nuestra vida (a Nueva York) hice una súper guía que nos vino fenomenal porque hay que tener en cuenta que una vez que estás allí no tienes a “san Google” ni a “san Google maps” para solucionarte tus dudas, por eso yo las llevo resueltas desde aquí.

Quería contaros cómo me organizo a la hora de viajar:

  • Lo primero es decidir presupuesto y duración del viaje, sí eso es la clave.
  • Después el destino porque varía en función de lo que puedas gastar. En este punto hay que tener en cuenta que puede ser que en verano te apetezca más rollo sol y playa pero las combinaciones son casi infinitas entre un sitio y otro.
  • Y ahora empieza lo que más me gusta: rastrear por todos los buscadores, combinando fechas, destinos… Si encuentro un paquete vacacional miro si sale mejor hacerlo por separado, busco vuelos, comparo precios de apartamentos, de hoteles… A lo mejor estoy un poco loca pero me relaja.

Será porque sé que tiene un final feliz que es encontrar las mejores vacaciones, que son las que diseño a mi medida.

Y vosotros ¿cómo os planteáis la búsqueda de los viajes?

viajes_0.jpg

Una vida sin parabenos (parte 2)

Como os decía en el primer post dedicado a mi cambio a la cosmética bio aquí, voy a continuar con mi experiencia en estos meses.

 He hecho un cambio progresivo, estoy probando productos y en algunos casos he repetido y  otros pues como que no me han gustado tanto.

He descubierto y sigo conociendo sitios donde adquirir estos productos porque en las tiendas es complicado y porque cada vez que iba a hacer la compra me pegaba un bueeen rato dándole la vuelta a los botes para mirar los ingredientes que tenían, y la verdad es que no era nada práctico.

212H.jpg

Así que lo que compro, lo compro tranquilamente por Internet y siempre en sitios donde vengan detallados todos los ingredientes. A esto le sumo un biodiccionario estupendo que te dice si el ingrediente es bueno, aceptable o malo malísimo. Está en italiano pero se entiende muy bien. Si os estáis preguntando si miro uno por uno los ingredientes de lo que compro, la respuesta es sí (soy un poco friki lo reconozco).

Os paso algunos enlaces de sitios donde he comprado:

En los tres la atención genial, los envíos rapidísimos y con muestras de otros productos para que pruebes, así que muy recomendables.

Sé que hay muuuuchos sitios más pero voy despacio y con buena letra 😉

Estaba suscrita a las famosas cajitas que te envían mensualmente productos, concretamente a Birchbox con la que estaba muy contenta, todo hay que decirlo.

Pero hay otras cajitas que tienen este tipo de cosmética natural y con las que llevo unos 4 meses: Essentia box . Me gusta bastante porque estoy conociendo nuevas marcas, aunque a veces se repiten con los productos un poco (tengo 3 botes de gel bio estupendo pero 3).

Sobre lo que he probado:

El desodorante fue lo primero. Reconozco que en este caso sí tiré el que tenía a la basura y me compré este. Puede parecer caro pero la verdad es que cunde mucho. Al principio tenía la sensación de que sudaba más y que olía pesturri pero es que llevaba años y años usando otro desodorante y supongo que mi cuerpo lo notó. Ya no tengo esa sensación y me va estupendamente. La marca Mádara me gusta bastante.

Champú: me costó horas decidirme y creo que he acertado. Tengo el pelo teñido y lo castigo bastante la verdad y con este champú he notado una diferencia grande, un antes y un después en toda regla. El olor es muy agradable, parece que estuvieras en el bosque y lo que más me gusta es que noto que el pelo se me ensucia menos. Lo podéis encontrar aquí.

160H.jpg

Con las mascarillas y cremas suavizantes todavía tengo una relación amor-odio así que de momento no recomiendo ninguna.

He probado varias cremas corporales y me han ido bien en general, noto más hidratación, antes si un día no me echaba crema parecía que no me había echado en mi vida, pero ahora no.

Me quedo con esta, no te deja pringosa, hidrata mogollón y huele agradable sin llegar a ser empalagosa.

Este gel huele mmm (si te gusta el coco, claro).

También he probado esmaltes de uñas, agua micelar de Mádara, algunas hidratantes para la cara como esta que de momento me van bien, pero quiero seguir descubriendo.

Bueno más o menos hasta aquí mi experiencia, ¿alguna recomendación? sé que estoy entrando en un mundo nuevo pero cada vez me gusta más!!!!

Besitos miles.

 

(imágenes de Gratisoprahy)

 

Una vida sin parabenos (parte 1)

Bueno no quiero ser exagerada pero es que desde hace unos meses he el dado el salto a la cosmética bio. 

Surgió un poco por casualidad, a la hora de comprar un desodorante una compañera me comentó la “mala fama” del ingrediente estrella que utilizan: el aluminio. Me despertó la curiosidad, empecé a mirar por Internet y ¡zas! resulta que el aluminio es el mal de todos los males.

A ver, no tanto, hay estudios, pruebas, estimaciones, de una posible (ojo posible no relación 100%) relación del cáncer de mama con el aluminio contenido en los desodorantes por ser un antitraspirante, os dejo un enlace por si os interesa ampliar información aquí.

Evidentemente no me creo todo lo que leo por Internet, lo que me pasó fue que empecé a curiosear y del aluminio pasé a los parabenos, a la importancia de no testar en animales, a ingredientes de cultivos ecológicos… y toooodo un mundo que acabo de descubrir.

16H.jpg

Decidí no ser tan tremendista y no tiré a la basura todas mis cremas, geles, champús, desodorantes de un día para otro.

Opté por hacer un cambio progresivo a medida que se iban terminando.

Por eso ahora que han pasado algunos meses desde ese momento puedo dar una humilde  opinión desde mi experiencia.

Al principio sentí que llevaba toda la vida llenando mi cuerpo de ingredientes tóxicos, pero poco a poco me he ido relajando, es verdad que la química forma parte de nuestra vida en forma de medicamentos y nos curan. Así que relax y que no cunda el pánico.

Creo que simplemente es una opción, he decidido apartar de mi cuerpo ciertos ingredientes, lo que no quiere decir que esté libre de desarrollar alguna enfermedad, pero lo hago porque me apetece y, de momento, los resultados son buenos.

172H.jpg

En una segunda parte os cuento los cambios que he notado y los productos que voy probando.

Besitos miles.